fbpx
Saltear al contenido principal

La Responsabilidad genera Libertad

Cuando hablamos de Responsabilidad no hablamos de esa carga que cogemos porque los demás y la sociedad así nos lo dicen. Estamos hablando de la Responsabilidad de Ser. Ambas responsabilidades normalmente tienen muchas cosas en común, pero difieren totalmente en la forma en que yo me encuentro en cada una de ellas.

En la primera me siento atrapada con una gran carta, realizo mi responsabilidad porque los demás me presionan y yo creo que tiene que ser así, pero si pudiera huiría.

En la segunda, normalmente haces lo mismo que en la primera, o quizá más, pero lo vives de manera totalmente distinta, aquí gozas Siendo, actúas desarrollando conscientemente tu potencial en aquellas situaciones que la vida te pone en cada momento, gozando con ellas (sea las que sean) porque cada vez te sientes más tú misma. Ya no actúas por obligación, actúas por gozo de SER tú, aquí y ahora, con todo tu potencial de Lucidez, Amor y Energía.

Alguien podría pensar que en esta segunda situación sólo vivimos aquello que nos gusta. Nada más falso.

Cuando estamos dormidos somos como niños pequeños que solo queremos comer golosinas (situaciones dulces). Cuando vamos madurando, sabemos que debemos comer de todo para poder tener un crecimiento integral, es decir: sabemos que todas las situaciones son necesarias para nuestro crecimiento (sean las que sean) y que la Vida (nuestra madre) se encarga de traernos aquellos alimentos o situaciones que necesitamos para nuestro buen desarrollo.

Una vez comprendido esto, la palabra Responsabilidad empieza a tener otro matiz. La Responsabilidad es sólo el hecho de Ser Tú en cada momento de tu vida, desarrollando al máximo el potencial que Eres, que ya hemos visto está configurado de Luz-Comprensión, Amor-Felicidad, Energía-Fuerza.

Este potencial viene en semilla, como todo en esta vida, y sólo nuestra Consciencia de Ser lo va desarrollando, conduciéndonos hacía la Plenitud.

Seguimos entonces con la palabra Responsabilidad, Yo en este momento lo cambiaría por “Gozo de Ser” por tener la suerte de que la vida te ofrece situaciones para que tu crezcas desde tu potencial.

¿Cómo podré crecer sino afronto las situaciones que la vida me ofrece para mi desarrollo?.

Comprendiendo estas preguntas, la vida comienza a cambiar, las situaciones ya no las ves como tus enemigas sino como tus aliadas.

Ya no desperdicias el tiempo de tu vida huyendo de lugares y situaciones y buscando solo los caramelos que te gustan.

Ya has madurado, ya afrontas cada situación por el Gozo de Ser más tú misma, porque sabe que es el alimento que en ese momento necesitas para tu crecimiento.

Ya no vives ni en el pasado ni en el futuro, sino solo en el presente.

Ya no permites que cada momento presente se muera por no vivirlo con consciencia.

Y sólo esa Responsabilidad así asumida, ese coger las riendas de tu via, ese Gozo de Ser, te puede producir Libertad, la verdadera y única Libertad, la Libertad de Ser.

Mientras viva con la Responsabilidad del primer apartado, en el cual muchas situaciones las vivo como carga y crea que la libertad está solo cuando yo consiga tener sólo las situaciones que quiera (los dulces y golosinas que quiere el niño) nunca la alcanzaré. Podré huir de lo que la vida me ofrece, buscar en lugares y situaciones distintas, pero dentro de vosotros no sabreís lo que es la Libertad.

Porque la libertad es asumir la vida en toda su plenitud, no ofrecer resistencias y encararla con toda la madurez que ya hayas alcanzado, sabiendo que cada paso que realices conscientemente en cada momento sólo te produce un gran Gozo de Ser, porque solo viviendo desde la Consciencia puedes Ser Libre, puedes Ser Libertad.

Asume tu Responsabilidad actual como la medicina o el alimento que necesitas ahora mismo, bucea en la situación, aprende de ella y verás como te sientes mucho más fuerte y libre.

No es la situación la que te impide ser libre, es tu forma de verla la que te hace sentirte atrapada o libre, según vivas tu responsabilidad como carga o como GOZO DE SER.

Mª Paloma Crisóstomo González

Volver arriba