Paloma Lobera 2013marco

 

Charlas en ECOCENTRO

 

- Lunes 25 de septiembre: De 18 a 19 h. Autodescubrimiento, Como descubrir los personajes en los que Vivimos.

- lunes 2 de octubre: De 19:15 a 20:15 h. Constelaciones Familiares:

- lunes 6 de noviembre: De 18:00 a 19:00 h. Autodescubrimiento: “Dificultades en las relaciones padres-hijos”

- lunes 4 de diciembre: De  19:15 a 20:15 h. “El Amor, esa energía desconocida, pero ansiada”

 

 

Información y Reservas: Antonio Alonso Tlf 696 69 20 77

 

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Artículos: Mª Paloma Crisóstomo González

 El Río                  

Nos vivimos nadando en un gran río, un río sin orillas, y nuestra mirada se encuentra focalizada en un objetivo lejano, al cual anhelamos profundamente llegar.

No nos fijamos en lo que hacemos, solo mantenemos la vista en el objetivo, ese objetivo que parece es el fin de tu vida. Muchísimas veces nos sentimos cansados y agotados, pero no nos damos cuenta de cual es el motivo, creemos que es lo normal por el esfuerzo de nadar hacia el objetivo, hacia el sentido de tu vida.

Es curioso porque hay días que te levantas y parece que ya estás cerca del objetivo y te sientes alegre e ilusionado, pero hay otros días, que sin ninguna causa, te sientes lejos y esto te deprime y te entristece. Hay días de sol y días de lluvia.

Día tras día sigues nadando para acercarte a donde tú crees se encuentra la felicidad que tanto anhelas, día tras días sigues en ese esfuerzo, a veces agotador, de nadar “contra corriente” hacia el objetivo deseado. Porque eso es lo curioso, todo objetivo mental se encuentra contra corriente, toda idea de tus pensamientos se encuentra en sentido contrario al fluir del río y tú nadas y nadas, te pasas la vida nadando contra corriente y dependes de la intensidad del río de ese día. Si el río tiene poco caudal, es más fácil nadar contra corriente, pero si tiene mucho, es él el que te lleva y te separa de tu meta. Pero sea como sea, el nadar contra corriente es agotador y siempre te debilita, siempre terminas cansado.

¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Nadar contra corriente buscando un objetivo ideal? O tomar consciencia de tu situación, de donde te encuentras y cuales son tus medios. Una vez que nuestra mirada se dirige hacia “el aquí y ahora”, todo cambia, te das cuentas que te encuentras en un río (la vida), que ese río tiene unas leyes y que lo más sabio es ponerte a favor de ellas. Descubres que lo que realmente puedes hacer en ese momento es disfrutar del río tal y como es, sentirlo, bucear en él, jugar en él y dejarte llevar por su fluir. En ese momento te das cuenta de lo erróneo que era fijar tu mirada en un punto externo a tu realidad, ya que la felicidad se encuentra en el aquí y ahora, en el disfrutar profundamente de lo que el río tiene para ti en esos momentos. Descubres que ya no te agotas, sino todo lo contrario descubres una fuerza especial al ir a favor del río que no conocías y lo más curioso y deslumbrante es que cuando verdaderamente te encuentras ya confiado en ese río de la vida en el que vives, la vida comienza a traerte todo eso que anhelabas, ese objetivo que antes veías atrás, ahora se encuentra frente a ti y puedes acceder a él sin ningún esfuerzo. Y no sólo se manifiesta ese objetivo ideal, sino otros muchos regalos que seguramente ni habías soñado con ellos.

Todo eso se descubre cuando te pones a vivir la vida a favor, cuando descubres que la vida no es ir a alcanzar ningún objetivo sino solamente vivirla en el aquí y ahora, con todos tus sentidos y profundizando en comprender  el lugar en el que estás, con quién estás y para lo que estás. No huyas, no quieras ir a ningún otro lugar, es agotador y te desvía de la Comprensión de la Existencia. Todo lo que sea no querer ver tu situación actual ni asumirla, no es de valientes sino de idealistas. Y el idealistas solo vive en las nubes, no en su realidad, sólo proyecta sus expectativas, sin afrontar su aquí y ahora. Es el niño que vive soñando en un futuro mejor, sin afrontar el presente.

El adulto es el que vive aquí y ahora la realidad que tiene, sin proyección ni a un pasado ni a un futuro. Es consciente de que él es solamente aquí y ahora y es ahí donde el se siente, él vive y el puede desarrollar plenamente el Potencial que Es, realizándose así la gran transformación.

La Transformación que tanto esperas se encuentra aquí y ahora, vive sabiamente lo que te toca vivir y vive a favor de la corriente, descubrirás que tus ideales  se encuentran a la vuelta de la esquina.

Mª Paloma Crisóstomo González

Terapeuta de Autoconocimiento, Constelaciones Familiares y Expresión Psicocorporal

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.–.-.-.-.-.–.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.–.-.–..-

Pensamiento

¿Te has planteado alguna vez cuál es el sentido de la vida?

¿Comprendes por que la vida tan pronto te da, tan pronto te quita?

¿Sabemos que todo en la Existencia es perfecto y que nuestra visión es absolutamente limitada?

En una ocasión, hablando con una amiga, teníamos un pino a nuestro lado y le hice ver que sucedería si del pino sólo viéramos una zona del tronco. si solamente nos preocupara un trocito del tronco, nos daríamos cuenta que es una zona rugosa, que hay bichos y lo más normal es que nos pusiéramos a arreglarlo ¿cómo? lijándolo, intentando que todo estuviera liso y brillante cómo nosotros pensamos que tiene que ser.

Nos pondríamos manos a la obra y cuando creyéramos que lo estábamos haciendo fenomenal nos encontraríamos con que comenzaría a salir resina y lo embadurnaría todo, nuestras manos comenzarían a estar pringosas y mancharíamos todo en nuestro entorno, descubriendo que lo que nosotros creíamos que debíamos de hacer, al final era un perjuicio. Nuestra idea era buena, si sólo mirábamos parcialmente la totalidad del árbol.

¿Pero qué sucedería si en lugar de ponerte manos a la obra con una visión parcial, comienzas a ampliar tu mirada, te vas retirando de la situación que tienes tan cerca, te vas adentrando en tí mismo, y vas viendo el árbol (la situación) en su totalidad. Observas que el árbol no sólo es un tronco, sino que también tiene ramas, hojas, flores, raices,… ¿Actuarías de la misma manera? o ¿Comprenderías que lo que la vida trae tiene un significado más profundo y que hay que verlo con perspectiva?

Yo os animo a qué cuando la vida os traiga situaciones difíciles no actuéis inmediatamente, sino que aprendáis a interiorizaros para poder ver la situación con mayor amplitud, en su totalidad. La forma entonces de actuar es totalmente distinta, descubres que lo que en un principio vemos parcialmente y con dolor pudiera verse de una manera más amplia y sanadora. Todo depende de nuestra mirada.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.–.-.——.–.-.-.-.-.-.-.–.-.–.–.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Madurar

El ser humano se considera a una cierta edad adulto.

¿Somos adultos simplemente por nuestra edad? o ¿A pesar de nuestra edad seguimos siendo infantiles?

Cuando yo comence con mi trabajo personal me consideraba una persona adulta ya que tenía que afrontar situaciones bastantes dificiles en lo personal y en lo profesional, pero, ¡cuál fue mi sorpresa! cuando comencé a bucear en mi interior, descubriendo a la gran niña que vivía en mí, disfrazada de persona madura.

¿Qué es ser una persona adulta?

Podríamos decirlo brevemente:

* La persona adulta es la que mira de frente afrontando su realidad, sea la que sea, sin hacerse montajes o películas mentales para evadirse de ella.

* La persona adulta no es la que culpabiliza al exterior de sus dificultades o fracasos.

* La persona adulta es la que sabe ver en cada situación de su vida un gran aprendizaje.

* La persona adulta es la que utiliza su presente para desarrollar todo su potencial de Energía, Amor e Inteligencia.

En resumidas cuentas, la persona adulta no es la que huye de su realidad, sino la que disfruta profundamente de ella, sin quejarse, sin comparar, sin esperar que el exterior le resuelva su situación… Ella sabe que todo en la Existencia es para y por su aprendizaje, por y para su evolución, por lo tanto lo acepta y lo asume con gozo y sabiduria.

Terminando, la persona madura es la que utiliza su realidad para transformarse, no para intentar transformar su realidad.

Si deseas compartir tu visión sobre el artículo: mpalcris@hotmail.com

Mª Paloma Crisóstomo González

Profesora de Autoconocimiento y de Expresión-Psicocorporal.

Facilitadora de Constelaciones Familiares.

————————————————————

 

La Exigencia

¿Nos hemos planteado alguna vez  porque nos pasamos la vida exigiéndonos y exigiendo?

Es muy fácil descubrirlo. Desde que somos pequeños, nuestros padres, la sociedad, … nos indican que para alcanzar los objetivos, que todo ser humano busca, como la felicidad, la seguridad, la valoración, … hay que exigirse una serie de actuaciones para conseguir unas metas, donde se encuentran los objetivos tan anhelados.

Y a partir de aquí, cada uno comienza una andadura de exigencias (cada uno dentro de su cultura, religión, familia,…) que le hace caminar pesadamente  y  jamás encontrar en la meta lo que busca. Los objetivos que encuentra son parciales, nunca totales y además se diluyen con el tiempo.

Explico: En el plano afectivo, para ser feliz, nos exigimos encontrar a un compañero/a con unas determinadas características. Según cada familia o sociedad, la meta tiene cualidades diferentes; pero lo que es evidente , que todos nos ponemos en su búsqueda. Muchos no encuentran el ser ideal, lo que en sus relaciones les crea grandes frustraciones y exigencias. Y los que creen que han conseguido el objetivo, con el tiempo, descubren que esa meta ideal, no era tan ideal y, o bien se resignan como en el primer caso, o bien se separan dispuestos a seguir en su exigencia creyendo que cambiando encontrarán la Felicidad. (Vosotros mismos sabéis la respuesta).

Todo caminar  para conseguir un ideal lo realizamos con exigencia, y es más, creemos que cuanta más exigencia desarrollemos más felices seremos.

A lo largo de mi vida he descubierto que esto es erróneo. Generalmente se vive por y para la exigencia: exigencia para ser de una determinada manera, exigencia para tener un título en concreto, exigencia para que nuestros hijos consigan los fines o metas que nosotros creemos los adecuados,… Toda nuestra vida se llena de un campo energético de Exigencia y ¿Somos felices? Yo diría que a la larga No, Somos felices en los instantes que alcanzas las metas o consigues tus propósitos, pero con el tiempo vuelves a sentir un vacío en tu interior.

He descubierto que la exigencia en lugar de ayudarme a solucionar mi problema, me complica la vida. Explico:

Lo primero que tenemos que saber es que la Felicidad, la Seguridad y la Valoración, no las vamos a encontrar nunca en nuestro exterior, no están fuera de nosotros para alcanzarlas o adquirirlas, sino que forman parte de nuestra Realidad, son la esencia de nuestro propio Ser, de lo que estamos hechos, por eso nuestra necesidad tan intensa de encontrarlas. El único inconveniente, por lo que no las encontramos es que tenemos mal dirigida nuestra mirada, en lugar de mirar hacia dentro, miramos hacia fuera.

A parte de ello, nos encontramos con una herramienta heredada generación tras generación, que nos la dan como una varita mágica para conseguir nuestros objetivos: LA EXIGENCIA, que entorpece nuestro caminar, ya que nos aleja cada vez más de nosotros mismos.

Pero os preguntareis: ¿Podemos vivir sin exigencia? Y yo os respondo SI, con Comprensión y Amor. Hasta ahora hemos creído que si nos exigíamos o exigíamos a nuestro exterior era un acto de amor y por amor, sin embargo, cada vez que nos exigimos o nos exigen, sentimos una angustia dentro de nosotros, nos sentimos mal. La exigencia no tiene nada que ver con el Amor, ya se dirija hacia el exterior (nuestros hijos,…) o hacia el interior (nosotros mismos). La exigencia solo tiene la meta de conseguir, para llegar a Ser, mientras que por el camino se nos olvida el SER.

¿Podemos dejar de ser Exigentes?

Si. Primero, desarrollando una comprensión absoluta de ti mismo.

Una aceptación completa de tu realidad.

Y por último, un Amor que te va nutriendo de todo aquello que tanto anhelas.

Cuando éste desarrollo se produzca en ti, reverterá como una fuente inagotable en tu exterior.

El AMOR es el gran medicamente para la vida.  Es el gran nutriente de todo tu Ser. Es de lo que estás hecho. Es tu Esencia más profunda. Por ello, utiliza el Amor para crecer, para desarrollarte, para VIVIR. Y deja de lado la exigencia compulsiva, que en lugar de llevarte hacia la Felicidad, te aleja de ella, te empobrece y te aísla. Utiliza el Amor y la Comprensión para andar tu camino y poder ayudarte y ayudar así a las personas que te acompañan.

Besos y Amor.

Mª Paloma CRISOSTOMO GONZALEZ.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

La Responsabilidad, genera Libertad

Cuando hablamos de Responsabilidad no hablamos de esa carga que cogemos porque los demás y la sociedad así nos lo dicen. Estamos hablando de la Responsabilidad de Ser. Ambas responsabilidades normalmente tienen muchas cosas en común, pero difieren totalmente en la forma en que yo me encuentro en cada una de ellas.

En la primera me siento atrapada con una gran carta, realizo mi responsabilidad porque los demás me presionan y yo creo que tiene que ser así, pero si pudiera huiría.

En la segunda, normalmente haces lo mismo que en la primera, o quizá más, pero lo vives de manera totalmente distinta, aquí gozas Siendo, actúas desarrollando conscientemente tu potencial en aquellas situaciones que la vida te pone en cada momento, gozando con ellas (sea las que sean) porque cada vez te sientes más tú misma. Ya no actúas por obligación, actúas por gozo de SER tú, aquí y ahora, con todo tu potencial de Lucidez, Amor y Energía.

Alguien podría pensar que en esta segunda situación sólo vivimos aquello que nos gusta. Nada más falso.

Cuando estamos dormidos somos como niños pequeños que solo queremos comer golosinas (situaciones dulces). Cuando vamos madurando, sabemos que debemos comer de todo para poder tener un crecimiento integral, es decir: sabemos que todas las situaciones son necesarias para nuestro crecimiento (sean las que sean) y que la Vida (nuestra madre) se encarga de traernos aquellos alimentos o situaciones que necesitamos para nuestro buen desarrollo.

Una vez comprendido esto, la palabra Responsabilidad empieza a tener otro matiz. La Responsabilidad es sólo el hecho de Ser Tú en cada momento de tu vida, desarrollando al máximo el potencial que Eres, que ya hemos visto está configurado de Luz-Comprensión, Amor-Felicidad, Energía-Fuerza.

 

Este potencial viene en semilla, como todo en esta vida, y sólo nuestra Consciencia de Ser lo va desarrollando, conduciéndonos hacía la Plenitud.

Seguimos entonces con la palabra Responsabilidad, Yo en este momento lo cambiaría por “Gozo de Ser” por tener la suerte de que la vida te ofrece situaciones para que tu crezcas desde tu potencial.

¿Cómo podré crecer sino afronto las situaciones que la vida me ofrece para mi desarrollo?.

Comprendiendo estas preguntas, la vida comienza a cambiar, las situaciones ya no las ves como tus enemigas sino como tus aliadas.

Ya no desperdicias el tiempo de tu vida huyendo de lugares y situaciones y buscando solo los caramelos que te gustan.

Ya has madurado, ya afrontas cada situación por el Gozo de Ser más tú misma, porque sabe que es el alimento que en ese momento necesitas para tu crecimiento.

Ya no vives ni en el pasado ni en el futuro, sino solo en el presente.

Ya no permites que cada momento presente se muera por no vivirlo con consciencia.

 

Y sólo esa Responsabilidad así asumida, ese coger las riendas de tu via, ese Gozo de Ser, te puede producir Libertad, la verdadera y única Libertad, la Libertad de Ser.

 

Mientras viva con la Responsabilidad del primer apartado, en el cual muchas situaciones las vivo como carga y crea que la libertad está solo cuando yo consiga tener sólo las situaciones que quiera (los dulces y golosinas que quiere el niño) nunca la alcanzaré. Podré huir de lo que la vida me ofrece, buscar en lugares y situaciones distintas, pero dentro de vosotros no sabreís lo que es la Libertad.

Porque la libertad es asumir la vida en toda su plenitud, no ofrecer resistencias y encararla con toda la madurez que ya hayas alcanzado, sabiendo que cada paso que realices conscientemente en cada momento sólo te produce un gran Gozo de Ser, porque solo viviendo desde la Consciencia puedes Ser Libre, puedes Ser Libertad.

Asume tu Responsabilidad actual como la medicina o el alimento que necesitas ahora mismo, bucea en la situación, aprende de ella y verás como te sientes mucho más fuerte y libre.

No es la situación la que te impide ser libre, es tu forma de verla la que te  hace sentirte atrapada o libre, según vivas tu responsabilidad como carga o como GOZO DE SER.

Mª Paloma Crisóstomo González